Comunicamos




SOBRE LA GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN EN CONTEXTOS DE CRISIS O EMERGENCIA


Imprimir Enviar
2 de marzo de 2020 - 4:58 pm
Tiempo de lectura: 8 minutos | No. de palabras: 1636 | 1974 visitas
SOBRE LA GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN EN CONTEXTOS DE CRISIS O EMERGENCIA

El Consejo de Comunicación, como organismo encargado de la regulación de contenidos y promoción de los derechos a la información y comunicación, en relación al rol de los medios y la gestión de la información en contextos de crisis o emergencia, frente al brote epidémico de coronavirus a nivel mundial, y a la existencia de casos de esta enfermedad en el país; con base en lo establecido en la Constitución de la República del Ecuador,  artículo 66, numerales:

  1. El derecho al honor y al buen nombre; 19. El derecho a la protección de datos de carácter personal, que incluye el acceso y la decisión sobre información y datos de este carácter, así como su correspondiente protección. La recolección, archivo, procesamiento, distribución o difusión de estos datos o información requerirán la autorización del titular o el mandato de la ley; y 20. El derecho a la intimidad personal y familiar.

En lo estipulado en la Ley Orgánica de Comunicación:

Art. 19.- Responsabilidad ulterior. – Para efectos de esta ley, responsabilidad ulterior es la obligación que tiene toda persona de asumir las consecuencias legales posteriores a difundir, a través de los medios de comunicación, contenidos que lesionen los derechos establecidos, en los instrumentos internacionales ratificados por el Ecuador, en la Constitución y la Ley. Art. 20.- Responsabilidad ulterior de los medios de comunicación. – Habrá lugar a responsabilidad ulterior de los medios de comunicación, cuando los contenidos difundidos sean asumidos expresamente por el medio o no se hallen atribuidos explícitamente a una persona. Art. 21.- Responsabilidad civil. Será civilmente responsable por las indemnizaciones y compensaciones a las que haya lugar por el incumplimiento de la obligación de realizar las rectificaciones o réplicas o por las afectaciones a los derechos humanos, reputación, honor y el buen nombre de los afectados, la persona natural o jurídica a quien se le puede imputar la afectación de estos derechos, previo al debido proceso.

Y lo establecido en la Ley Orgánica de Salud:

Art. 63.- La autoridad sanitaria nacional en coordinación con otros organismos competentes ejecutará campañas de información y educación dirigidas al personal de salud y a la población en general, para erradicar actitudes discriminatorias contra las personas afectadas por enfermedades transmisibles.

Considerando que la comunicación es un pilar fundamental para mantener a la ciudadanía informada y una manera efectiva de prevenir, detener o reducir el impacto de la percepción ciudadana sobre la crisis generada por este tipo de enfermedades, recomienda a los medios de comunicación informar siguiendo las normas de comunicación respecto a brotes epidémicos establecidas por la Organización Mundial de la Salud, lo que permitirá contribuir a:

  1. Que las autoridades que manejan la emergencia fomenten, mantengan o recuperen la confianza del público (cuanta más confianza exista en las autoridades que manejan las emergencias, menos temerosa estará la ciudadanía y será más probable que sigan las recomendaciones y pautas establecidas).
  2. Impedir que circulen rumores e información errónea.
  3. Realizar una comunicación veraz, de fácil comprensión, completa y precisa que sea transparente entre los gestores de la emergencia y la población.
  4. Que se maneje una comunicación de riesgos como un diálogo con el público, comprendiendo la diversidad de creencias, cultura, opiniones y conocimientos de la gente sobre riesgos específicos.

En este contexto, el Consejo de Comunicación recuerda a los medios que la libertad de expresión y la libertad de prensa conllevan una corresponsabilidad, que se traduce en el respeto a la honra, dignidad humana e integridad, como valores intrínsecos al ser humano.

Por ello, exhorta a todos los medios de comunicación a realizar un tratamiento adecuado de la información sobre esta enfermedad, a utilizar un lenguaje sencillo, no espectacularizante, preciso, basado en fuentes oficiales, que cumpla no solo con los principios que derivan del uso de la información (veracidad, objetividad, precisión, etc.), sino que difunda mensajes óptimos que faciliten trabajos de prevención y sensibilización respecto al tema; que traten la emergencia con respeto hacia la dignidad humana, la intimidad y la integridad de las y los afectados;  y, se abstengan de compartir y difundir información que cause alarma, conmoción social o desinformación.

Asimismo, con base en el principio de corresponsabilidad, se invita a la ciudadanía a ejercer sus derechos a la comunicación de manera responsable: informarse mediante fuentes oficiales; no compartir información que alarme a la ciudadanía; no hacerse eco de información falsa, mal intencionada o descontextualizada; entender el contexto de la emergencia; y, facilitar el trabajo de gestión de la información y las labores de las autoridades públicas.

Por lo expuesto, y con la finalidad de garantizar el ejercicio pleno de los derechos contemplados en nuestro ordenamiento jurídico, el Consejo de Regulación, Desarrollo y Promoción de la Información y Comunicación, reconoce a los medios de comunicación como aliados estratégicos en el manejo autorregulado y corresponsable de información frente a situaciones de emergencia sanitaria; y, solicita su colaboración para guiar a la ciudadanía  sin causar conmoción, en el contexto actual del país.

Deja un comentario